El concierto de este jueves, `Mulieribus`, que significa `Mujeres` en latín, estará protagonizado por intérpretes femeninas

La Orquesta Barroca de Tenerife, formación residente del Auditorio de Tenerife, que depende del Área de Cultura, Educación, Juventud y Deportes del Cabildo de Tenerife, que dirige la consejera Concepción Rivero, presenta el concierto Mulieribus (Mujeres, en latín) este jueves [día 12] a las 19:30 horas. La joven formación rinde homenaje con este programa a las intérpretes del Ospedale della Pietá de Venecia y a los maestros que durante el período barroco construyeron un mundo mejor con música.

El mismo día del concierto pero a las 11:00 horas tendrá lugar la sesión adaptada para escolares de primaria, a la que asistirán un total de 419 alumnos de cuatro centros educativos de la isla. Los músicos que protagonizan el concierto serán los encargados de transmitirles a los pequeños las peculiaridades y misterios de la música barroca que interpretan con instrumentos históricos.

Este concierto contará con el concertino y director de la Barroca, Adrián Linares y un elenco de intérpretes femeninas: Lorena Padrón y Laura Díaz, violines barrocos I; Judith Verona, Alexandra López y Raquel Sobrino, violines barrocos II; Leticia Moros y Alaia Ferrán, violas barrocas; Elsa Pidre, violonchelo barroco; Calia Álvarez, viola da gamba; Silvia Jiménez, violone; y Talía Franco, clave.

Las entradas pueden adquirirse en los canales habituales de Auditorio de Tenerife: en taquilla de 10:00 a 19:30 horas, de lunes a sábado excepto festivos, a través de www.auditoriodetenerife.com  o por teléfono en el 902 317 327.

La Venecia del momento era una ciudad cosmopolita, llena de contrastes y grandes diferencias sociales. Entre los procesos socializadores y de apoyo a las necesidades más básicas de la población estaban las instituciones benéficas que ayudaban a soportar el peso demográfico, equilibrar la balanza social y contener la cultura occidental, en equilibrio y paz, a través de la educación, oficios, manualidades y labores, formando a los expósitos para conducir sus vidas con dignidad hacia un futuro más prometedor.

Entre los cuatro principales hospicios se encontraba el Ospedale della Pietá, donde se conformó uno de los grandes “conservatorios” de Música de la Europa de entonces. Puede comprobarse, en el abundante epistolario que se custodia en diferentes bibliotecas, la herencia musical legada, tanto de los maestros como de sus obras, y la excelencia de las intérpretes que llenaron sus salones de famosos conciertos durante buena parte del Barroco y el Rococó venecianos.

Según Walter Hill, durante la vida de Vivaldi los maestri di coro della Pietá fueron Francesco Gasparini, Carlo Luigi Pietragrua, Giovanni Porta, Gennaro D’Alessandro, Nicola Porpora y Andrea Bernasconi. Antes de ellos, fue Johann Rosenmüller el maestro que ocupó este puesto. Es por eso que la performance de esta noche comienza con una obra de este compositor.

Conrado Álvarez, director artístico de la Orquesta Barroca de Tenerife, asegura que “buena muestra de la excelente capacidad técnica y dominio del estilo italiano de las intérpretes femeninas educadas en la Pietá son las obras escogidas para esta velada -compuestas ex profeso para  ellas-, que demuestran el egregio laboratorio de la magnitud interpretativa y accuratezza de la música italiana del momento”.