El Espacio MiniTEA, un lugar que TEA Tenerife Espacio de las Artes -centro de arte contemporáneo del Cabildo- destina para que los niños y las niñas acompañados de sus familias puedan desarrollar su creatividad en su tiempo de ocio a través de diferentes herramientas de creación plástica, acoge desde este viernes [día 14], a partir de las 17:00 horas, una nueva exposición y ofrece nuevas actividades vinculadas a ésta. A través de Tres eran tres…las hijas de Eva- se desea visibilizar a las artistas y los lugares que fueron silenciados durante siglos y en ella se exhiben obras de Adassa Santana, Idaira del Castillo y Cristina Temes.

Durante los próximos meses, quienes visiten el espacio podrán ver una pequeña exposición compuesta por obras de Adassa Santana (piezas pertenecientes a dos series en las que la creadora aborda el tema del autorretrato y la práctica contemporánea del selfie), de Idaira del Castillo (con obra en la que muestra su preocupación por la naturaleza, el mundo animal y la relación entre éste y las personas) y de Cristina Temes (que presenta una instalación que refleja, tanto conceptual como formalmente, su interés por lo cotidiano).

Con la elección de estas obras y de estas artistas el MiniTEA cierra el ciclo de la cuestión de género. Estas tres artistas reflejan a través de sus obras esos ámbitos históricamente vinculados a lo femenino, como es el hogar, lo cotidiano (Cristina Temes), la costura (Adassa Santana) y la naturaleza (Idaira del Castillo), normalmente infravalorados y que ellas convierten en objeto y fundamento de su práctica artística. También es de resaltar que, desde el punto de vista de los procedimientos y técnicas, el nuevo programa del MiniTEA trabajará la mancha de color, la línea y el dibujo y la instalación artística para, a través de la contraposición de procedimientos, hablar de la ruptura de fronteras genéricas en el arte contemporáneo.

Tres eran tres…las hijas de Eva con su propuesta expositiva y sus nuevas actividades se podrá visitar y disfrutar en este espacio de manera gratuita hasta el 3 de noviembre de martes a domingo de 10:00 a 20:00 horas. Rinoceronte, Hipopótamo, Tigre, Roedor, Lemur y Camello, de Idaira del Castillo; El consejo (2009), de Cristina Temes; trece piezas de Adassa Santana de las series Videbitis y Sim y otras dos Sin título de la misma autora; son las obras que se exhiben en esta nueva MiniExpo.

Durante siglos las mujeres han sido relegadas a determinados ámbitos y tareas vinculados con lo doméstico, lo artesanal, lo manual y lo utilitario (siendo a su vez privadas de todo lo relacionado con el trabajo teórico y reflexivo). En la esfera de lo artístico, este hecho se ha traducido en una serie de barreras que les han impedido -o, cuando menos, dificultado enormemente- dedicarse profesionalmente a la actividad artística, literaria, filosófica o intelectual.

Esta realidad se ha traducido en la escasa nómina y en el nulo reconocimiento del trabajo y de las inquietudes intelectuales de una enorme cantidad de mujeres que, o bien directamente desistieron de las mismas, o bien se atrevieron con ellas a pesar del anonimato a que se sabían condenadas.

Desde hace ya algunas décadas, muchas mujeres artistas, liberadas de los prejuicios que sobre la naturaleza de lo cotidiano y lo artesanal imperaron durante siglos de cultura occidental, han decidido -en lugar de renegar de esos lugares secundarios- reivindicarlos como objeto de su trabajo artístico. De este modo, han revertido la pobre consideración de la que eran objeto esos espacios y actividades, reclamándolos como fundamentales en la construcción de la cultura y de la identidad de las personas; de todas, independientemente de su género.

El título de la muestra procede de un dicho popular que dice así: “Tres eran, tres, las hijas de Elena; tres eran, tres, y ninguna era buena”, y que se refiriere peyorativamente a aquellas personas que intervienen sin brillantez en un mismo oficio u ocupación. Se trata de un ejemplo más del uso del género femenino vinculado a lo negativo y lo peyorativo. La sustitución del nombre de Elena por el de Eva, viene a hacer hincapié en el peso de la herencia cristiana y del pecado original cometido, de nuevo, por una mujer.

El MiniTEA es un proyecto que se enmarca dentro de la estrategia Tenerife 2030, con la que la Corporación insular pretende mejorar la capacitación de los jóvenes. Con este espacio, TEA consolida su compromiso con la educación, la formación de la ciudadanía y la integración y comunicación con sus públicos. También con la difusión del arte contemporáneo y de su lenguaje. El Espacio MiniTEA cuenta con tres salas diferenciadas pero vinculadas entre sí, en las que los niños a partir de 5 años pueden desarrollar su creatividad a través de la creación plástica.

El MiniTEA es un ejemplo de innovación en el ámbito de la educación, al proporcionar a los niños un lugar para que puedan desarrollar, a través de herramientas de creación plástica, toda su creatividad. Es también un ejemplo de como las nuevas estrategias educativas -que plantean la necesidad de renovar determinados principios pedagógicos- pueden implementarse y redundar en resultados beneficiosos no sólo para los propios niños sino para toda la comunidad.

En él se utiliza una metodología participativa, que prima sobre todas las cosas la autonomía y libertad de los usuarios del espacio, los cuales pueden elegir en qué medida supeditarse a las propuestas plásticas, siendo libres para seguirlas pero también para darles la vuelta y reformularlas según sus propios intereses. La metodología es, además colaborativa, pues promueve la creación entre niños y adultos y fomenta que éstos últimos adopten un papel activo en este tiempo de ocio cultural compartido.