Las Hermanas Hospitalarias Complejo ACAMAN, han inaugurado hoy miércoles [día 17], las nuevas instalaciones del Centro de Atención a personas con daño cerebral adquirido de la Isla, ubicado en La Laguna, que atenderá a un total de 35 personas, debido a que dicha construcción permitirá añadir 15 plazas nuevas a las ya existentes. Se trata de una nueva infraestructura que ocupa una superficie de  350 metros cuadrados, con un  presupuesto de 800.000 euros (de obra y equipamiento) y que ofrece la posibilidad de disponer de un proceso rehabilitador adecuado, después de recibir el alta en los servicios sanitarios.

El presidente insular, Carlos Alonso, asistió a este acto en compañía de la consejera de Acción Social, Juana Maria Reyes; el obispo de la Diócesis Nivariense, Bernardo Álvarez; el gerente y la coordinadora de ACAMAN, Juan Carlos Griñón y Mariana Cairós, respectivamente, entre otros.

Carlos Alonso resaltó en su intervención “el esfuerzo adicional que ya hizo ACAMAN con la apertura del primer módulo” e indicó que los nuevos servicios suponen un gran paso en la atención a la dependencia. De igual modo, destacó la relevancia de que “estos servicios que se prestan con cargo al convenio de dependencia, cada vez tienen un campo más amplio de especialización”. “A través de este centro y de la atención que van a recibir los usuarios de las Hermanas Hospitalarias, de manera especializada, podemos dar más expectativas de recuperación a las personas con daño cerebral; lo que supone un gran avance”.

Por su parte, la coordinadora de ACAMAN, Mariana Cairós, explicó que “además del incremento de plazas, también tendremos la posibilidad de aplicar herramientas innovadoras que, junto a la labor de nuestro equipo de profesionales, potenciará la recuperación de los usuarios con DCA”. En este sentido, añadió que “el nuevo módulo dispone de tres salas de trabajo: en primer lugar, una sala donde se trabajará Fisioterapia y Terapia Ocupacional, que cuenta con elementos novedosos, tales como una cinta de rehabilitación de la marcha dotada de arneses de seguridad y de un dispositivo robótico-asistido de rehabilitación de la mano, ambos de última tecnología”.

Mariana Cairós anunció, también, que en las salas dos y tres se trabajará la estimulación sensorial y cognitiva a través de sesiones de mediano y pequeño grupo, con el fin de conseguir el mayor alcance de la autonomía personal de todos los usuarios. “Para ello –apuntó- contamos con herramientas de estimulación tradicionales, así como otras de última generación, como la pantalla interactiva. Asimismo, contamos con dos despachos donde se llevarán a cabo terapias individualizadas de neuropsicología y logopedia, en los que también nos centraremos en cada uno de nuestros usuarios y en sus familias brindándoles herramientas de apoyo que faciliten la normalización de la nueva situación familiar”.

Este nuevo recurso, que trabaja con el Cabildo a través del Instituto de atención Social y Sociosanitaria, IASS, cuenta con un equipo multidisciplinar de  profesionales, compuesto por neuropsicólogos, logopedas, terapeutas ocupacionales, médicos y trabajadores sociales, además del personal de administración y de servicios, para la intervención rehabilitadora.

El servicio está financiado la Comunidad Autónoma de Canarias y el Cabildo de Tenerife, y sujeto,  a un marco de colaboración de la entidad Hermanas Hospitalarias Complejo ACAMAN con el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria, IASS, cuya financiación prevista para este año es de 644.142,80 euros.

La nueva infraestructura supone la consolidación e importante  mejora de un servicio que se ha ofrecido en la Isla, en espacios más limitados. Tras la experiencia y resultados, en los usuarios del servicio puesto en marcha de manera pionera a finales de 2017, ofrece prestaciones que han sido definidas en función de  las necesidades de atención detectadas. Fue una apuesta firme del Cabildo, que se inició con financiación propia y que en la actualidad ya está bajo el marco financiero del convenio de cooperación con la Comunidad Autónoma.

El daño cerebral adquirido, lesión que queda en muchas ocasiones  como consecuencia de un Ictus, traumatismo de tráfico o accidente laboral, tiene una gran repercusión en la calidad de vida de las personas, en su entorno familiar y plantean además graves consecuencias socioeconómicas, con este servicio se busca minimizar las lesiones ocasionadas, recuperar las capacidades funcionales perdidas y ofrecer apoyos a las familias.

El modelo de atención centrado en la persona con daño cerebral adquirido obliga a realizar cada vez más esfuerzos por prestar atención desde un enfoque en el que se priorice la rehabilitación psicosocial y la promoción de la autonomía.

Centro de Atención Diurna Especializado de Daño Cerebral Adquirido

El Cabildo, a través del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria, IASS, puso en marcha el pasado año el Centro de Atención Diurna Especializado de Daño Cerebral Adquirido, en el Complejo ACAMAN de La Laguna. Fue un recurso pionero en las Islas Canarias, gestionado por las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, con el objetivo de dar respuesta a las necesidades de atención rehabilitadora que tienen las personas con esta discapacidad.

Este recurso se puso en marcha en el año 2017, con la asistencia de 20 personas con Daño Cerebral Adquirido de la Isla, con un presupuesto insular que superó los 200.000 euros. Y en 2018, tras la consolidación del servicio, se incorporó en el Convenio de Cooperación entre la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias y el Cabildo de Tenerife.

Hermanas Hospitalarias Complejo ACAMAN

Las Hermanas Hospitalarias Complejo Acaman se han caracterizado siempre por su trabajo en equipo tanto con la Administración pública, como con las entidades del sector de la discapacidad. Así, este año iniciarán nuevos proyectos convivenciales que serán servicios donde las personas con daño cerebral tendrán las primeras viviendas específicas para que puedan estar cerca de su familia en todo su proceso rehabilitador.

El Complejo Acamán está ubicado en La Laguna desde el año 1974, y pertenece a la congregación de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús. Se dedica a la atención integral de personas y enfermos que lo necesiten, y, fundamentalmente, a la prevención, rehabilitación e integración sociolaboral de los enfermos mentales y personas con déficit intelectual. El Complejo Acamán engloba tres centros: de Educación Especial, Ocupacional y Especial de Empleo; al que se suma este Centro de Atención Diurna Especializado de Daño Cerebral Adquirido.